La sucia, leyenda de Honduras

Foto: el país de los jóvenes
Conoce la historia de la Sucia, leyenda de Honduras, que forma parte de la tradición oral de los hondureños y que seguro no te dejará dormir.

La sucia, también conocida como La Cegua o La Siguanaba en otros países centroamericanos, es una de las leyendas más populares de honduras por su aterradora historia.

Cada región del país adoptó una versión diferente sobre la leyenda de La Sucia. Pero no cabe duda que es una historia terrorífica para todo aquel que la conoce.

Foto: Leyendas cortas para niños

La Sucia, leyenda de Honduras

La sucia era una muchacha joven y bella que vivía con sus padres. Además de ser muy hermosa, era bastante noble y siempre ayudaba a hacer las tareas de la casa, entre ellas, ir a lavar ropa al río.

Cuando tenía 15 años, un joven se enamoró de ella y pidió su mano. Sus padres aceptaron de inmediato pensando que era un buen partido para su hija.

El día de la boda el sacerdote solicitó su fe de bautismo, la cual no poseía, pues no estaba bautizada. Ante el incumplimiento del requisito, el cura negó realizar el matrimonio. 

Al no poder casarse con el hombre que amaba, la muchacha se deprimió al punto de volverse loca y al verla en tal estado, su novio se olvidó de ella.

Entre su tristeza, la joven decidió nunca quitarse el vestido de novia. Un día, mientras lavaba en el río se enteró que su amado se iba a casar con otra. Fue tanto el dolor que se tiró de un acantilado y murió al instante.

Aparición

Tras su muerte comenzó a aparecerse en los ríos y riachuelos vestida de novia. Cuenta la leyenda que se aparece especialmente a los hombres que deambulan borrachos por esos sitios.

Para atraerlos, La Sucia se muestra como una mujer hermosa y cuando los hombres se acercan se convierte en un espanto horrible, que vuelve loco a quien la ve.

Referencias

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email