Subcomisionado Normando Lozano López a Prisión por lavado de activos, tráfico de drogas y falsificación de documentos




Auto de prisión decretó el juez con jurisdicción nacional en la resolución que ayer emitió contra el subcomisionado Normando Lozano López, los hermanos colombianos Fabricio Alejandro y Alexander Martínez Contreras, Alejandro Castellanos Muñoz, Gustavo Adolfo Guifarro Tábora, Alberto Ortega Fleites y a Allan Gutiérrez, oficial de Migración.
Por los delitos de lavado de activos, tráfico de drogas y falsificación de documentos fueron enviados los seis imputados al Centro Penal Sampedrano. Al oficial de policía además se le acusa de portación ilegal de armas. Solo a Cintia Mariela Flores Hernández el juez determinó darle el auto de libertad.
La audiencia se celebró en el Juzgado de lo Penal en el barrio Guamilito, donde fueron convocadas las partes para escuchar la resolución que tomó el juez con jurisdicción nacional después de valorar los medios de prueba presentados durante la audiencia que se extendió por 16 horas el jueves anterior.
Las pruebas testificales y forenses fueron determinantes y ahora los imputados deberán esperar los 60 días que señala la ley para la audiencia preliminar.
Los acusados fueron detenidos el fin de semana anterior en allanamientos en San Pedro Sula, Choloma, Cortés y Tegucigalpa. El seguimiento que las autoridades le daban a la red de narcotráfico permitió la vinculación de estos con la organización que operaba en el país.

No hay certeza del tipo de sustancia incautada en 344 fardos el jueves anterior en la aldea Pata de Gallina, El Negrito, Yoro. Las pruebas de campo que al azar hicieron toxicólogos de Tegucigalpa no podían establecer qué tipo de droga fue almacenada en el depósito subterráneo construido en la hacienda. La falta de reactivos para identificar otro tipo de alucinógeno obligó a los fiscales a trasladar las muestras ayer por la tarde a Tegucigalpa, donde los análisis de laboratorio determinarán de qué droga se trata.
La incertidumbre primó durante todo el día, pese a la larga espera. A las 6:00 pm, fiscales les informaron a los medios de comunicación que hasta hoy se conocería la cantidad de droga y el tipo. Preliminarmente, las autoridades suponen que serían anfetaminas.

La mañana transcurrió en calma en la 105 Brigada de Infantería, adonde fueron trasladados en la madrugada los 344 fardos de supuesta droga. Las medidas de seguridad en la unidad militar eran extremas y el ingreso fue controlado.
A las 12:20 pm, tres convoyes militares trasladaron la droga al club de oficiales, lugar destinado para hacer el conteo y las pruebas toxicológicas de la supuesta droga.
El equipo de forenses, fiscales y agentes de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico al azar abrió un fardo en el que se encontraron 30 paquetes de un kilo cada uno con la sustancia.
Los toxicólogos efectuaron las pruebas de campo en uno de los kilos, pero el muestreo no identificó el alucinógeno porque generaba varios colores, lo que imposibilitó identificar el tipo de droga. “Se tomó un fardo que tenía 30 paquetes de kilo. De él se seleccionó un paquete para hacer las pruebas con los químicos correspondientes que arrojaron varios colores, lo que no permitió establecer qué tipo de droga se transportaba en los fardos”, informó Elvis Guzmán, vocero del Ministerio Público.
Guzmán dijo que por la falta de certeza, forenses trasladaron las muestras al laboratorio forense en San Pedro Sula.
“Se hará un análisis más profesional en el laboratorio de Medicina Forense en San Pedro Sula para establecer qué tipo de producto fue el decomisado. Hasta el momento no se puede decir qué cantidad ni qué tipo de sustancia o producto es”, explicó el vocero.
A las 4:00 pm, fiscales determinaron enviar las muestras a Tegucigalpa para hacer las pruebas de laboratorio e identificar la droga. Las autoridades darán hoy un informe detallado.

laprensa.hn

You must be logged in to post a comment Login