PROMOCIONANDO EL PAIS




Por décadas, Honduras ha ido implementando políticas de apertura comercial con el objetivo de atraer capitales e inversión lo suficiente par el surgimiento de empresas que absorban la abundante mano de obra desempleada existente en el país, que en la actualidad, y según estadísticas del mismo gobierno, se acerca al millon y medio de personas.
Instituciones como FIDE y del sector privado como la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) y la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), han intentado promover al país a través de rondas de negocios, ferias internacionales, etc., a fin de llamar la atención de empresarios internacionales con el objetivo final de que establezcan sus empresas o filiales en nuesto país. En alguna medida se ha logrado éxito, pero no en la medida que el país lo necesita, para satisfacer la necesidad de empleo de un gran segmento de nuestra población.
He aquí, como iniciativas gubernamentales como las de las “ciudades modelos”, tambien conocidas como “charter cities”, señalan un camino diferente e incluso más agresivo para promover la inversión en el país. Algunos consideran esto una utopía, aunque pienso que no es más que el temor natural a iniciativas o políticas diferentes en cualquier ámbito del quehacer humano.
En la actualidad, estamos avocados en organizar el evento internacional “Honduras Open for Business”, un evento que pretende reunir conferencistas e inversionistas de talla mundial, para hace lo que el gobierno llama un “relanzamiento del país”, después de la aún vigente crisis financiera internacional y de los acontecimientos políticos del año 2009.
Estas iniciativas, junto con la aprobación de leyes como la APP (Asociación público privada), apertura diplomática con naciones estratégicas y el acercamiento comercial cada vez más cercano con los llamados tigres asiáticos, son un indicio claro de que estamos en la ruta lógica de que nuestro país aspire a la inversión suficiente por parte del sector privado a fin de generar riqueza en el país.
En lo que a economía se refiere, el camino nunca es fácil, tratemos por lo tanto de apostar por medidas que, insólitas o razonables, pero que llevan como fin el bienestar de nuestro país, dandoles el beneficio de la duda que se merecen. Pero nunca debemos apostar por la inacción, la falta de creatividad y agresividad, porque eso lleva nada más que al estancamiento de la pobreza y la desventura de una gran parte de nuestro pueblo.
Que surjan iniciativas innovadoras de todos los sectore de nuestro país, eso es lo que todos queremos.

You must be logged in to post a comment Login