Honduras protege zona del Golfo de Fonseca para prevenir actividades de narcotraficantes y de pandillas




Honduras protege zona del Golfo de Fonseca

Países centroamericanos buscan prevenir actividades de narcotraficantes y de pandillas en la zona fronteriza.

El 14 de diciembre del año pasado, la Fuerza Naval interceptó una lancha tipo tiburonera que transportaba 500 kilogramos de cocaína en el Golfo de Fonseca. (Cortesía Fiscalía General de la República de El Salvador)
CHINANDEGA, Nicaragua, SAN SALVADOR, El Salvador y TEGUCIGALPA, Honduras – El área del Golfo de Fonseca, de 3.200 kilómetros cuadrados, se extiende por El Salvador (noreste), Honduras (este) y Nicaragua (Sur).

El golfo fue nombrado por los tres gobiernos centroamericanos como una “zona de paz, desarrollo sostenible y seguridad” por su potencial como espacio de preservación ecológica, desarrollo turístico e investigación científica del ecosistema.

Pero el golfo también está sirviendo a narcotraficantes y pandilleros para trasportar drogas en Centroamérica. Según informes de inteligencia policial y militar, en el área opera la Mara Salvatrucha a través de las clicas Heisten, Coronados, Vías Satélite y Pinos Locos.

Lo serio de la situación en el golfo pudo ser confirmada el 14 de diciembre del año pasado, cuando la Fuerza Naval salvadoreña interceptó una lancha que transportaba 500 kilogramos de cocaína, avaluados en US$25 millones, constituyéndose como el más fuerte decomiso que realizaron las autoridades en El Salvador durante 2011, según el ministro de Seguridad de ese país, David Munguía Payés.

En la nave viajaban dos guatemaltecos, Marvin Giovanni Mayorga López y William Peláez Martínez, quienes fueron enviados a juicio el pasado 22 de junio por tráfico ilícito de drogas, y se encuentran sometidos a prisión previsional mientras el juicio avanza.

Grupos de élite de la Fuerza Naval de El Salvador vigilan las aguas del Golfo de Fonseca, una extensa zona tripartita que comprende y conecta estratégicamente a El Salvador (noreste), Honduras (este) y Nicaragua (Sur). Autoridades de los tres países buscan reducir la presencia de narcotraficantes y pandilleros en el área. (Cortesía Fuerza Naval de El Salvador)
“Lo cierto es que actualmente las fronteras terrestres son utilizadas por organizaciones narcotraficantes para transportar drogas entre los tres países”, dijo el vocero de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN) de Honduras, Carlos Vallecillo.

Por ello, y cumpliendo con los acuerdos de resguardo a la zona firmados a finales de marzo del presente año en Corinto, Nicaragua por los presidentes Daniel Ortega de Nicaragua, Porfirio Lobo de Honduras y Mauricio Funes de El Salvador, autoridades de los tres países están coordinando esfuerzos para eliminar la amenaza de estas organizaciones criminales en el área.

“[El Golfo de Fonseca] es una ruta secundaria para el tránsito de drogas, manejada probablemente por el crimen organizado o grupos de bandas delincuenciales [maras] que se han especializado en transporte y distribución de drogas, y están buscando rutas alternativas para la narcoactividad”, indicó el director de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN), coronel Isaac Santos Aguilar. “Se sabe que hay trasiego de drogas en la zona. Por eso se han fortalecido los territorios costeros”.

Honduras ha logrado importantes golpes al narcotráfico este año, decomisando cinco mil kilos de cocaína y 17.818 kilos de marihuana, además de destruir 17 narcopistas de aterrizaje.

Al mismo tiempo, numerosos miembros de pandillas o maras salvadoreñas están buscando refugio en el Golfo de Fonseca para escapar de las autoridades, según el comisionado Mayor Douglas Pichardo Ramírez, actual jefe de Seguridad Pública departamental de Chinandega, que administra la zona nicaragüense del golfo.

Fuerzas navales salvadoreñas y nicaragüenses condujeron un ejercicio conjunto recientemente simulando la persecución de narcotraficantes en el Golfo de Fonseca. (Cortesía Ejército de Nicaragua)
“Hemos notado que los mareros que ingresan por la zona del golfo en su mayoría son prófugos del sistema judicial de El Salvador”, dijo.

Pichardo dijo que las autoridades crearon a principios de 2012 una nueva unidad de resguardo y prevención del delito en el Golfo de Fonseca. “[La creación de esta unidad] surge como respuesta a la preocupación de los habitantes de la zona ante el posible ingreso de maras, combate al narcotráfico y la prevención directa de otros delitos”, añadió.

Nicaragua y El Salvador están intercambiando constantemente información para mejorar la seguridad del área fronteriza. En los últimos tres años, la Policía de Chinandega ha detenido y deportado a 11 mareros a El Salvador, los que previamente se habían fugado de penales de ese país. Según la investigación, 10 de ellos pretendían organizar pandillas en el área, según Pichardo.

“Tenemos presencia constante y diaria de oficiales. Estamos atentos, cuando recibimos denuncias acudimos directamente a la zona y tanto la naval como la policía estamos listos para actuar con el objetivo de cumplir con los acuerdos de paz firmados entre los tres países por garantizar la seguridad de la zona”, señaló.

Recientemente, la Naval de Nicaragua y El Salvador realizaron conjuntamente un ejercicio práctico de simulacro de persecución a narcotraficantes en aguas del golfo.

“Ha sido una gran experiencia haber participado en el ejercicio, como buenos vecinos tratamos siempre de estar en comunicación. Trabajo en el Golfo de Fonseca, y en varias ocasiones he coordinado con embarcaciones homólogas de Honduras y de Nicaragua”, afirmó a periodistas el capitán de corbeta Salvador Ramírez, oficial de comando táctico de la Fuerza Naval de El Salvador.

Por Abigaíl Hernández, Lorena Baires y Kay Valle para Infosurhoy.com – 10/09/2012

You must be logged in to post a comment Login